IMPRESIÓN DIGITAL A COLOR. TINTA BASE COLORANTE O PIGMENTADA ¿CUÁL ES LA MEJOR OPCIÓN?

La elección de un modelo de impresora de etiquetas de inyección de tinta pasa por el estudio de muchas variables que son específicas de cada proyecto, y que lo convierten en único.  Estas variables son, entre otras, las medidas de las etiquetas, la cantidad estimada de impresión, los datos a imprimir, etc.  Pero sin duda, uno de los puntos en los que en PORTA SISTEMAS ponemos más énfasis es en analizar los requerimientos de resistencia tanto del material de la etiqueta como en la impresión de la misma.

Cuando hablamos de requerimientos de resistencia, nos referimos a todo lo que debe aguantar una etiqueta (material e impresión). La etiqueta es la imagen de la marca de una empresa y de un producto, el cómo se mantenga durante toda la vida útil de dicho producto es vital, ya no solo por imagen de marca, sino porque muchas veces, contiene información imprescindible sobre el producto que debe ser legible durante todo el ciclo de consumo del mismo (con normativas estrictas en función del tipo de producto)

El estudio del material pasa por evaluaciones sobre el tipo de adhesivo y frontal que más se ajustan a las necesidades de la aplicación.  La impresión, pasa por un análisis conjunto entre los diferentes tipos de tinta existentes, los sistemas o modelos disponibles y el material seleccionado para la fabricación de las etiquetas.

A nivel muy general, existen 3 tipos de tinta diferentes:

TINTA BASE COLORANTE O DYE:  Son tintas donde el color está diluido en líquido.  Esto da como resultado impresiones vívidas, muy intensas en color.  Este tipo de tintas está recomendado para aquellas aplicaciones que no requieran resistencias elevadas en la impresión y donde la impresión ha de ser intensa, diseños con imágenes, colores brillantes, etc.

A nivel de marcas, tenemos opciones con AFINIA (Memjet), DTM-Primera,  etc. entre otras.

TINTAS PIGMENTADAS: En este tipo en particular el pigmento no se disuelve en líquido, no es soluble, queda suspendido, y solo lo utiliza para ser transportado al soporte imprimible.  De este modo se consigue una mayor resistencia a agentes adversos, como la humedad, la exposición solar prolongada, etc.  Este tipo de tinta está orientada a aplicaciones de tipo químico, fitosanitario, farmacéutico, etc. con normativas específicas que requieren de resistencia elevada en la impresión.

Proporciona colores más tenues que la base colorante, los resultados no son tan intensos.

Dentro de esta categoría de tintas destacamos los modelos de EPSON, NEURALABEL (HP), algunas opciones de DTM-Primera, etc.

Recientemente se ha incorporado en esta clasificación la TINTA BASE COLORANTE REFORMULADA:  Son tintas base colorante en las que se ha modificado la formulación de su composición para que tengan una resistencia mayor ante algunos agentes como puede ser la humedad, pero no llegan a ser tintas pigmentadas (destacamos nuevos modelos de AFINIA, Memjet)

Es fácil imaginar entonces, por los tipos de tinta, y por el volumen de marcas y modelos disponibles, sumado a la gran variedad de materiales a disposición, del volumen de opciones con las que las empresas se encuentran a la hora de iniciar su andadura en la aventura de imprimir sus propias etiquetas digitalmente a color…

¿Cómo elegir?

Todo depende de las condiciones de cada aplicación.  Si se está buscando un resultado de impresión brillante, para aplicaciones de interior y duración limitada, la tinta base colorante puede ser la opción.  Si lo que se necesita son impresiones duraderas en el tiempo, con exposición solar o ambientes húmedos, la tinta pigmentada o reformulada debería ser la mejor alternativa.

De todas maneras, volvemos al inicio del tema.  Cada proyecto debe ser tratado como único, ni los requerimientos ni las condiciones son los mismos.  Cada caso ha de ser tratado de forma individual y asesorado según las necesidades de cada cliente, de forma personalizada.

Así que… ¿hablamos?

 

Amanda Salamanca | asalamanca@portasistemas.com