¿Cuántas veces durante nuestro día a día utilizamos productos de limpieza?, insecticidas, pinturas, fertilizantes … ¿sabemos de qué producto se trata? ¿a qué estamos expuestos?

Toda esta información debe estar incluida en la etiqueta y para ello debemos utilizar el material, adhesivo e impresión adecuados.

Este tipo de etiquetas deben incluir todos los datos de peligrosidad, riesgos  y uso del producto dependiendo de sus características. Por este motivo el material elegido, debe tener adhesión duradera suficiente en el envase así como el contenido impreso, para poder dar al consumidor de forma clara y constante la información correspondiente.

El contenido de la etiqueta  de cualquier producto químico se rige por la GHS  (Global Harmonized System), que tiene como objetivo la regulación de un sistema único a nivel mundial para la clasificación de los productos químicos según su riesgo

La superficie del envase y los factores ambientales influyen en la elección del material para la confección la etiqueta; para poder aconsejar  el más adecuado, es muy importante conocer todos los datos del proceso productivo, envasado, almacenaje, transporte y uso. Cada material responde de forma diferente a factores  influyentes en la durabilidad de ésta,  cómo  son la resistencia al calor, la oxidación, el agua, la luz solar, el transporte marítimo, etc

Los envases químicos están dentro de los sustratos más difíciles de etiquetar debido a sus texturas y las exposiciones ambientales a las que se les somete además de por el contenido, pero a día de hoy existe una amplia gama de frontales y adhesivos homologados para éstos y, que cumplen la regulación  GHS, así como con la norma BS5609

Si desesas que te asesoremos sobre qué material, adhesivo o tipo de impresión es el más adecuado para tu etiqueta, no dudes en contactar con nosotros.

 

Montse Andrés | mandres@portasistemas.com